Estoril, más que un gusto

, , Leave a comment

Hay sitios que parecieran haber sido pergeñados para que el ser humano se diera un gusto de viajar. Sitios a los que acudir en plan de relax, sitios para ubicar un acontecimiento de magnitud, sitios para no olvidar.

Playas preparadas para la recepción turística

Playas preparadas para la recepción turística

En este caso nos surge hablar de la Costa de Estoril, una región de esas a las que pareciera que el tiempo vuelve aún más bellas, de esas a las que el turismo no deja de mirar.

Y siguiendo con la línea de lugares especiales, se podría decir que Estoril es uno de ellos: por su historia, por sus increíbles playas, porque se asume como refugio y porque es sede de importantes eventos – deportivos y culturales- de alcance internacional.

Para hacer pié en esta zona costera portuguesa, será necesario llegar hasta Lisboa, capital nacional y, desde allí, transitar 25 kilómetros.

Hecho este corrido se arribará a una zona, escoltada por Carcavelos y Guincho, en el que el viajero se sentirá a bordo de una postal paradisíaca, cándida para el cuerpo, la vista y el alma.

Belleza en la costa de Estoril

Belleza en la costa de Estoril

Institucionalmente este lugar figura como parroquia de Cascais, distrito de Lisboa. Y es su historia la que le adjunta un valor significativo, puesto que en su pasado fue lugar de residencia de Don Juan de Borbón, y sitio de exilio y refugio de muchas personalidades importantes.

Luego esta condición quedaría relegada, debido al auge de eventos de carácter que empezaron a desarrollarse en dicho terreno.

De reconocida trascendería fueron las pruebas del campeonato de Fórmula 1 que allí se desarrollaron desde 1984 a 1996.

También tuvo incidencia en el aumento de su popularidad el asentamiento de un importante casino que, aún hoy, sigue atrayendo a los visitantes esporádicos.

Por otra parte, por fuera de estas dos esferas de interés, resulta necesario destacar la calidad paisajística de Estoril que, involuntariamente, la ha convertido en un destino ideal para familias y parejas.

Se la llama Riviera Portuguesa o Costa Sur, y ambas denominaciones surgen de la elegancia y el paisaje pleno que puede saborearse en esta región.

Ni hablar de su cálido clima y de las fabulosas playas – con una cuidada infraestructura- que allí pueden disfrutarse.

De las playas nos trasladamos a las montañas para darle vida al Parque Natural Sintra- Cascais, al Cabo de Roca y a la Sierra de Sintra, todos espacios de gran interés para el viajero.

Y, para culminar con este paseo de lo más variado, también será posible respirar un poco de cultura en la Feria de Artesanía más antigua de Portugal, o en el Cool Jazz Festival.

De este modo la costa de Estoril se presenta ante el mundo como un sitio pergeñado para que el ser humano se de más que un gusto.

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado