Almería, un abanico de propuestas

, , Leave a comment

Almería es provincia y ciudad, costa y montaña, cálida y seca. No obstante, ambos planos, el provincial y el ciudadano ostentan características similares que los convierten en destinos deseados por los turistas que reservan sus hoteles en Almería para pasar unas vacaciones.

Vista panorámica de Almería

Vista panorámica de Almería

La provincia se sitúa en la Comunidad Autónoma de Andalucía, y colinda con la provincia de Granada y Murcia.

La ciudad, de aspecto costero y portuario, es capital del término municipal y corazón provincial.

No obstante Almería es, a nivel general, uno de los sitios con más rayos de sol perpetrando durante todo el año. Acusa una temperatura ideal de 18º promedio, que provoca la suave brisa del aire, y una calidez suprema en el agua que invita a los bañistas a disfrutar.

Por ello, los viajantes se desvelan por llegar a esta tierra, porque allí no existe el tiempo. Allí, en verano o en invierno, el clima se manifiesta del mismo modo y las actividades se practican a igual escala.

La rambla de Almería

La rambla de Almería

Una corriente de aire subtropical macerada con una cuota mediterránea en conexión con una brisa cálida y seca; esa sería la mejor definición de un clima que toma aspectos de todo su paisaje.

Y sí de paisajes hablamos, Almería tiene la particularidad de ser agreste y montañoso, al mismo tiempo que se erige como destino paradisíaco, bañado por el agua y el sol.

Esta particularidad se convierte en ventaja, puesto que los turistas descubren un rincón híbrido donde pueden desarrollar múltiples actividades: disfrutar del ocio en las playas, realizar deportes acuáticos, conocer el patrimonio artístico y cultural, saborear sus parajes naturales (cuevas, por nombrar) y recorrer sus rutas más interesantes.

De este modo, dimos cuenta de una variedad de atracciones riquísimas, contenidas en un solo lugar; atracciones, mayoritariamente posibles, gracias a las bondades de la naturaleza.

El esquí acuático, el buceo – por las superficies más ricas, recónditas y salvajes- y los paseos en barco son las actividades más elegidas por los turistas de turno, ávidos de disfrute.

Por otra parte, existe otro programa de deportes, un poco más audaz, para aquellos viajeros que necesiten contactar con la adrenalina. Para ellos hay: esquí, escalada, espeología, parapente y ala delta desde los acantilados de Aguadulce y Roquetas de Mar.

Asimismo existen propuestas para viajeros menos arriesgados, tales como caminatas y visitas guiadas. Las más atractivas suelen contemplar la visita a las playas vírgenes de Cabo de Gata-Níjar, la llegada a la Sierra Nevada y el descubrimiento de las águilas imperiales a través de miradores.

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado